Regístrese ya.
Roadtoart Crea arte en sociedad.
Top Literatura

Andreo Rowling - La Última Batalla de Hogwarts



PORTADA

Andrea Izquierdo, también conocida como Andreo Rowling gracias a su canal de YouTube (https://www.youtube.com/user/andreorowling ) y autora del libro "Otoño en Londres", quiere colaborar con todos vosotros. Nos ha cedido este relato, escrito por ella misma, inspirado en el mundo de Harry Potter para que todo aquel que quiera lo continúe, ya que se encuentra incompleto. ¿Cómo terminará esta última batalla en Hogwarts? ¿Terminará en un solo capítulo? Puede ser el comienzo de un Fanfic realmente apasionante que se extienda tanto como deseéis, solo necesitas dar rienda suelta a tu imaginación y que las letras fluyan. Os animamos a participar no solo a escritores, podéis dibujar cualquier tema relacionado con el relato que pueda servir para ilustrarlo o componer las melodías que os inspire.


Si tenéis algún relato o fanfic diferente, del universo de Harry Potter o de cualquier otro, no dudéis en iniciar un nuevo proyecto. Desde Road to art os ayudaremos a darle difusión para que participe el mayor número de artistas posible.


 


LA ÚLTIMA BATALLA DE HOGWARTS



La batalla de Hogwarts ya había comenzado. Decenas de chorros de luz verde y roja recorrían los pasillos del castillo, iluminando las estancias donde, días antes, reinaba la tranquilidad. Dumbledore estaba muerto y, todos los que lo habían conocido, desesperados y fatigados. Aquel era un buen momento, pensó Harry. Recorrió un par de pasadizos no tan secretos entre los alumnos del colegio de magia y hechicería y cogió un atajo para llegar al segundo piso. Por el camino se encontró con una mujer que vestía completamente de negro, a juego con su pelo y sus profundos ojos.

 

—¡Bellatrix! —dijo Harry—. ¿Qué estás haciendo aquí? Deberías estar matando a los miembros de la Orden del Fénix que todavía siguen con vida. Ahora que Dumbledore ha muerto lo tenemos mucho más fácil. Ve a por ellos, que te acompañen Travers, Dolohov, Fenrir… quien sea, pero rápido. Mátalos a todos. Después, cuando me toque la Marca, ven a buscarme para llevar a cabo el plan que ideamos. Estaré en el quinto pasillo. El momento ha llegado.

 

Bellatrix asintió y salió corriendo en la dirección en la que Harry había venido. Él tomó el camino opuesto. Se preguntó dónde estaría su compañero, Voldemort. Cruzó corriendo el segundo piso, donde estaban Neville y Luna besándose. Harry no lo dudó: un par de Avada Kedavras fueron suficientes. Ellos ni lo notaron. Aunque hubiera preferido que su muerte fuera más dolorosa, no había tiempo para detenerse.

 

Harry se dirigía hacia las mazmorras cuando se encontró de frente con Lucius Malfoy, recién fugado de Azkaban.

 

—Ya está, señor. La mayoría de los miembros de la Orden han sucumbido, todos ellos mostrando estúpidos comportamientos de lealtad hacia Dumbledore antes de morir —dijo entre dientes, con los ojos entrecerrados y ligeramente nervioso.

—¿Y alumnos? ¿Han cazado ya a la sangre sucia?

—No, señor, es de las pocas que queda, si quiere…

—No —le cortó Harry—. De esa me ocuparé yo. Suba a la torre de la escalera norte y acabe con los del Ministerio. Kingsley Shacklebolt debe morir, ¿de acuerdo? Solo así podremos subir Voldemort y yo al poder.

 

Lucius Malfoy se encogió al escuchar el verdadero nombre del Señor Tenebroso, pero Harry hizo como que no lo había visto. Al fin y al cabo, Lucius le había sido fiel hasta ahora, a pesar de su cobardía.

 

—¿De acuerdo? —insistió Harry al no recibir respuesta.

—Sí, señor.

 

Y tras decir esas palabras se marchó precipitadamente. Harry, todavía más feliz por las noticias que acababa de recibir, llegó a las mazmorras y cogió un veneno muy potente y un bezoar del armario de ingredientes. Posteriormente, sin entretenerse por el camino, se dirigió a la sala común de Gryffindor. Aquel lugar que había sido su casa durante tantos años iba a convertirse en el último sitio que vería con vida a los hermanos Ron y Ginny Weasley y a Hermione Granger.

Antes de que Harry pudiera tocarse la Marca llegó Bellatrix, justo a tiempo para llevar a cabo el plan. Si salía bien y el veneno hacía efecto inmediato, el rumbo de la historia de la magia cambiaría para siempre y Harry y Voldemort se alzarían con el poder. Todo dependía de ese instante.

 

—¿Preparada, Bella? —preguntó Harry.

 

Ella asintió y ambos tomaron aire, sabiendo lo importante que era ese momento, y entraron de golpe en la sala común de Gryffindor. 

 

...