Regístrese ya.
Roadtoart Crea arte en sociedad.
Top Literatura

Un nuevo comienzo

por
Lo siento Maika, de verdad que lo siento, últimamente he pasado más tiempo navegando en el mar de la mentira, que en la clara luz de la verdad. Te he metido, mucho, demasiado, pero no ha sido porque te haya dejado de querer, en serio, sabes que no soy un ser mezquino que disfrute haciendo daño a las personas. Lo he hecho, sí, pero ha sido única y exclusivamente para protegerte a tí, para protegerme a mí, para proteger aquello que tanto nos costó construir en su momento y que cada día que pasa, parece estar más próximo en destruirse en mil pedazos, que amenazan con herirnos en lo más profundo.

Sé que tú hubieras hecho las cosas de manera totalmente diferente, pero no me arrepiento de ello. Es muy cobarde valerse de la mentira, para esconderse de todo aquello para lo que no se está preparado, lo sé, pero a estas alturas tú también deberías saber que eso de ser valiente no es lo mío. Pensaba que podía aguantar sin problemas eso que tanto temía, pero al imaginarlo, siento como si una mano invisible se divirtiera estrujandome el corazón a su antojo.

Lo he intentado, vaya que si lo he intentado, y de hecho creo que estaba bastante cerca de conseguirlo hasta que he visto una foto suya de refilón, antes de que te haya dado tiempo a borrarla, en ese sitio que miro de vez en cuando para recordar lo felices que fuimos. Sabes de sobra que daría mi vida entera si fuera preciso, para que tú fueras feliz, pero desde que sé que él está en tu vida, me quema por dentro imaginar que no te despiertas a mi lado cada mañana, que esa primera sonrisa llena de luz la atrapa su mirada y sobre todo, que tú Maika seas tan suya como fuiste mía hace mucho tiempo. Ya sé que ambos estuvimos de acuerdo en dejarlo para no hacernos daño y que te prometí ser totalmente sincero con mis sentimientos, pero mi estúpido orgullo no me deja.

Te quiero Maika y siempre te amaré desde lo más profundo de mi ser, por eso aunque me empeñe en parecer un adulto civilizado, al que le parece maravilloso que hayas encontrado la felicidad con ¿Agustín se llamaba?, debo alejarme de aquí y sobre todo de ti. No sé cuánto tiempo necesitaré para que el dolor se haga más sordo, ni tampoco a donde puedo ir para que mi mente deje de recordarme todo aquel amor que sentíamos el uno por el otro. Lo único que tengo claro, es que si me necesitas realmente, volveré a tu lado sin importarme lo más mínimo lo lejos que esté en ese momento, ni la presencia de ese al que me resisto calificar como tu novio.

Perdóname por ser tan idiota Y sobre todo, no te preocupes, estaré bien.