Regístrese ya.
Roadtoart Crea arte en sociedad.
Top Literatura
  • Es un honor para nosotros contar en Road to art con el escritor Miguel Ángel Gon...
    6 Likes
  • A su corta edad 
    Patadas soportara
    Por culpa de los celos
    No la dejaba en paz

    Y sin ...
    6 Likes
  • Querida Maika:
    Te escribo esta carta, que nunca pasará por ninguna oficina de Co...
    5 Likes
  • La strega y su larga cabellera
    Bailarán en las llamas
    De pronta hoguera.
    Le ofre...
    4 Likes
  • Cierta vez escuche una leyenda china relacionada con dos animales tan distintos ...
    4 Likes

la medusa y la serpiente

Cierta vez escuche una leyenda china relacionada con dos animales tan distintos pero iguales a lo que a peligro se refiere.
La historia relata la relación de amistad de muchos años entre dos doncellas celestiales que Vivían en armonía y cada una con sus obligaciones y ellas complacían a todos los dioses y diosas que habitaban el reino sur del cielo.
Ellas poseían túnicas de brillantes colores, muy llamativos y largos como el arco iris, entre esos los que más imponentes eran y sobresalían son los colores rojo símbolo de santidad y el oro color del castillo celestial.
Eran tan amigas que juraron estar siempre unidas pase lo que pase, en las buenas y en las malas.
Un día decidieron bajar al mundo humano para saber cómo se vivía en la tierra.
Con la ayuda de dos constelaciones, el tigre blanco y su compañero de ruta dragón azul bajaron a las 2 doncellas del cielo y en un parpadear de ojos se encontraban alejadas del cielo y del reino celestial no dándose cuenta de la grave infracción y desobediencia hacia el rey dios del sur.
Enterado de la situación, el rey del sur lleno de enojo mando a unos soldados a buscar a las fugitivas.
Ya adentro del castillo celestial las dos doncellas shuei mu y she bai ta xien tuvieron un juicio celestial por haber violado la ley divina y el rey las condeno a vivir de por vida en el océano convertidas en una medusa y la otra doncella en una serpiente.
Fin.
Autor: Sebastián Andrés Vázquez