Regístrese ya.
Roadtoart Crea arte en sociedad.
Top Literatura

Dear first love.

Después de noches sin poder explicar aquellos sentimientos que estaban presentes de un modo significativo en mí, logre comprender de que se trataba e intentar expresarlos de la mejor forma que se.


Últimamente mi vida se convirtió en una ruleta de la suerte, hoy estaba aquí y mañana allá. No estaba segura de nada, todo lo que alguna vez conocí resulto ser erróneo, tenía que reiniciar mi manera de pensar, y lo más importante era que tenía que guardármelo, esto último lo aprendí a las malas, pero resulta ser efectivo.


Aquellos sentimientos influyeron bastante en mi escritura, no es que sea algo muy profesional pero eso fue también algo nuevo, y la razón de que ahora pueda describir mejor sobre ello. Porque al fin y al cabo ¿Cómo expresarte sobre algo que jamás habías sentido y por ende no conoces?, ahora lo sabía.


No era que fuera alguien insensible, la mayoría de los personajes de mis relatos e historias tienen siempre alguien a quien pueden recurrir, principalmente familia, también por ello amo escribir, por fin en algo tenía el control total. Yo decidía como cambiarlo.


Algo totalmente natural en mí es quedarme pensando hasta altas horas de la noche, aunque claro, ahora había más sentimientos. Me mantenía a flote con una playlist de música romántica y con ello encontré que los 80s tenían buena música para expresar cariño.


Mi querida nana me había enseñado que el amor podría llegar de cualquier forma, mas no me explico que así como aquel sentimiento te hacía sentir en las nubes un día, al otro podría destruir tu alma. Yo joven, y por primera vez le di razón a las palabras de mi padre que describía la juventud como la época donde te apasionas por todo sin medir consecuencias, sin importar si aquello era una causa perdida o no y por desgracia para mí, esta lo era. 


El diario que había recibido como regalo por mis 16 años era el único testigo de todo lo que pasaba en mi vida, por mucho que amara a mi familia, ellos me mantenían en una caja de cristal de la cual deseaba salir, mi mente se había convertido en el único sitio donde podía escapar de todo.


Tristemente ya no era suficiente.


Meditaba un millón de opciones para seguir adelante con todo, era joven y olvidaría esto, me repetía. Pero ya era tarde, él había cambiado mi mundo y no había marcha atrás para ello. No tenia la capacidad de continuar despues de todo lo que habia pasado, el era lo mas importante en mi vida y me habia fallado.