Regístrese ya.
Roadtoart Crea arte en sociedad.
Top Literatura

Desiciones Dificiles

por
El joven que se ve caminando por las calles de la ciudad lanzando un suspiro de vez en cuando se llama Juan Narval tienes unos 16 años está en plena juventud todavía está en colegio pero está en su último año para entrar a la universidad, su vida no es para nada complicada se podría decir que no le falta nada pero aun así hay muchas cosas que lo abruman a pesar de ser tan joven, una de ellas y la más importante es no auto reconocerse a sí mismo, siempre se cuestionaba las cosas que hacía. Se preguntaba que ¿lo que hacía era su decisión o porque alguien se lo comento y lo hizo por eso? algo que lo perturba porque no cree tener carácter para tomar sus decisiones propias sin tener alguien que lo instruya. Tiene a sus padres que lo criaron de una forma muy buena siempre inculcándole la perseverancia y el respeto, Juan siempre se ha sentido agradecido por eso porque a pesar de su personalidad llena de problemas psicológicos se sabe defender, priorizo siempre la felicidad de sus padres por sobre la suya debido a que antes había cometido ciertos errores que a él le pesaba pero siempre buscaba opciones para hacer feliz a todos a su alrededor la suya siempre la ligo a otros a si mismo nunca la ligo, él era consciente de eso sabía que era malo era algo que destruiría a la persona porque era seguro que dicha prioridad depararía en el problema que azotaba a Juan Narval, y se preguntaran lo mismo que él se preguntaba.
Su bendición, su salida de un mundo lleno de decepciones y errores era su imaginación la adoraba porque él lo mínimo podía imaginarse lo que pudiera sus libros favoritos eran los de fantasía porque era donde podía echar a volar su imaginación al máximo y sentirse extasiado imaginado esos poderes esa sensación de tener un poder absoluto algo que a la gente común no tendría eso le hace erizar su piel, porque lo imaginaba tan realista tan de cerca, él sabía que su vida en realidad era una promedio de un joven cualquiera pero el podía hacerla interesante con su imaginación, el podía y debía para que su vida no fuera tan aburrida y monótona.
Él tenía una costumbre muy extraña, su casa tenía un techo plano desde allí podía ver su ciudad y el cielo pero eso no era lo raro lo raro era que cuando él sabía que el siguiente día las clases eran ligeras o no había clase a las 11:00 pm se bañaba y salía 11:30 pm se podía algo de ropa cómoda y así con el pelo mojado iba al techo de su casa a recibir el viento frio de la noche eso le genero anteriores enfermedades pero nunca le importo, para él se sentía tan relajante como si tuviera alas porque el viento era algo fuerte pero no le molestaba en este caso la luna estaba en su fase llena iluminaba todo juan solo quedo allí admirándolo durante media hora se quedó allí solo mirándola, su imaginación fluía como nunca el se imaginaba personas peleando a la luz de luna lanzándose todo tipo de poderes todo iluminado con la luna, como si el siguiera la pelea que le mismo imagino volteo a la ciudad podía ver los edificios derrumbadas incendios por doquier luego las personas se dirigen a su techo y la pelea terminaría uno de los dos asesinado la su sangre se esparciera por el piso el vencedor lo miraría con una cara y ojos siniestro, desplegaría sus alas y saldría volando dejando solo con el cuerpo inerte en el suelo, mientras el veía los ojos sin vida del muerte, su imaginación llego a tal punto que el vio la sangre y quiso tocarla como si existiría, como si cerebro le diera esperanzas de lo que vio no fue su imaginación si no verdad, pero cuando fue a tocar la sangre todo se desvaneció enseguida, “golpe bajo cerebro” solo supo decir eso y sonreír, luego se fue a su habitación se acostó en su cama y quedo dormido.